Acuerdo global UE-China sobre inversiones (CAI)

Acuerdo global UE China

La UE y China han concluido en principio las negociaciones para un Acuerdo Global sobre Inversiones (CAI). Este acuerdo responde a un llamamiento entre el Presidente chino Xi Jinping y la Presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen, el Presidente del Consejo Europeo Charles Michel y la canciller alemana Angela Merkel en nombre de la Presidencia del Consejo de la UE, así como el Presidente francés Emmanuel Macron.

China se ha comprometido a mejorar el acceso a sus mercados por parte de los inversores de la UE más que nunca antes, incluyendo algunas nuevas aperturas importantes. Además, está desarrollando ciertos compromisos para garantizar un trato justo a las empresas de la UE de cara a mejorar su competencia en el país en lo relativo a temas relacionados con la propiedad estatal, la transparencia en las subvenciones y las normas contra la transferencia forzosa de tecnologías. Por primera vez, China también ha adquirido compromisos ambiciosos sobre desarrollo sostenible junto con otros relacionados con trabajos forzosos, y la ratificación de los convenios fundamentales de la OIT.

Acuerdos adoptados

Mejorar la igualdad de condiciones – hacer que la inversión sea más justa
  • Empresas de propiedad estatal – El CAI tiene por objeto regular el comportamiento de las empresas de propiedad estatal exigiéndoles que actúen de conformidad con consideraciones comerciales y no discriminen en sus compras y ventas de bienes o servicios a otras de la UE.
  • Transparencia en las subvenciones – El CAI ocupa un vacío importante en el reglamento de la OMC al imponer obligaciones de transparencia a las subvenciones en los sectores de servicios. Además, obliga a China a celebrar consultas con el fin de proporcionar información adicional sobre las subvenciones que podrían tener un efecto negativo en los intereses de inversión de la UE.
  • Transferencias de tecnologías forzadas – El CAI establece reglas muy claras contra la transferencia forzada de tecnología. Estas reglas regulan la prohibición de ciertos requisitos de inversión que obligan por ejemplo a la transferencia y/o concesión de licencias tecnológicas. Las normas acordadas mejoran significativamente las disciplinas de la OMC.
  • Establecimiento de normas, autorizaciones, y transparencia – Este acuerdo mejorará la transparencia, previsibilidad y equidad en las autorizaciones relativas al tejido industrial de la UE, mediante las correspondientes medidas reglamentarias, administrativas y judiciales si fueran necesarias.
Incorporación de la sostenibilidad en la relación de inversión

El CAI obligará a las partes a una relación de inversión respaldada por principios de desarrollo sostenible. Es la primera vez que China está de acuerdo con disposiciones tan ambiciosas con un socio comercial. Entre otros, China está forjando compromisos que tienen en cuenta las condiciones laborales y el medio ambiente, junto con las normas de protección de sus mercados, y respetando sus obligaciones internacionales. Además, también ha acordado aplicar eficazmente el Acuerdo de París sobre el cambio climático, así como los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los cuales ha ratificado. También se ha comprometido para supervisar de forma continuada de cara a la mejora y ratificación de los convenios fundamentales de la OIT sobre trabajos forzosos.

Oportunidades

En términos de acceso a los mercados para las empresas de la UE, China ha contraído compromisos significativos en materia manufacturera, el sector más importante para la inversión de la UE en el país. Las manufacturas representan más de la mitad de la inversión total de la UE, incluyendo un 28% para el sector de la automoción y un 22% para los materiales básicos. Esto engloba la producción de automóviles eléctricos, productos químicos, equipos de telecomunicaciones y equipos de salud, entre otros.

Algunos ejemplos de los compromisos adquiridos se dirigen a los sectores:
  • Fabricación: China no había contraído compromisos de acceso a estos mercados de gran alcance con ningún otro socio hasta el momento.
  • Sector automotriz: eliminación gradual de requisitos para las empresas joint venture.
  • Servicios financieros: liberalización gradual del sector y compromiso a mantener esa apertura a los inversores de la UE.
  • Salud (hospitales privados): nueva apertura del mercado mediante el levantamiento de los requisitos para las empresas joint venture.
  • I+D (recursos biológicos): acuerdo para no introducir nuevas restricciones y levantar las actuales para los inversores de la UE.
  • Telecomunicaciones/servicios en la nube: acuerdo para levantar la prohibición de inversión para los servicios en la nube.
  • Servicios informáticos: China ha acordado vincular el acceso a los mercados de los servicios informáticos, lo que mejora significativamente la situación actual.
  • Transporte marítimo internacional: acuerdo para invertir en las actividades auxiliares terrestres pertinentes.
  • Servicios relacionados con el transporte aéreo: apertura en las áreas clave de los sistemas de reserva informática, la manipulación en tierra y los servicios de venta y comercialización.
  • Servicios medioambientales: eliminación de requisitos para las empresas joint venture en servicios medioambientales.

 

Cabe destacar finalmente que CAI será el acuerdo más ambicioso que China haya celebrado jamás con un tercer país. El CAI garantizará que los inversores de la UE logren un mejor acceso a un mercado de consumo en rápido crecimiento de 1.400 millones de personas, y que compitan en unas condiciones más equitativas en sus mercados. Esto es sin duda un acuerdo muy importante para mejorar la competitividad mundial y el crecimiento futuro de la industria de la UE.

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

¡Quiero!

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe toda la información y noticias de IPEX